La nueva escuela

Haciendo un repaso general a las entradas del blog me parece interesante ordenar un poco las ideas antes de lanzar la información relativa al post que hoy quería introducir. De este modo, he establecido una meta para la escuela del nuevo siglo, esta es, la educación de los futuros ciudadanos en los valores de la libertad, la igualdad y la fraternidad.

Con esta meta, se define un nuevo contexto escolar basado en una enseñanza mucho más efectiva y centrada en el bienestar de los diferentes actores de la escuela: alumnado, profesionales y familias. El aprendizaje, junto con la creatividad, constituyen el eje del proceso educativo.

Cabe destacar que en la nueva escuela es fundamental la participación activa por parte de los actores que enumeraba más arriba (alumnado, profesionales y familias). Destaco la importancia de hacer participar a los más pequeños en todos las actividades que se dan dentro del proceso educativo, de formar parte del debate para ajustar una escuela adaptada a sus verdaderas necesidades, para hacer de la educación algo verdaderamente significativo.

Además, este cambio paradigmático implica una serie de innovaciones en el aula:

  • Nuevas metodologías basadas en el consenso democrático: adaptándose a las necesidades del grupo-aula, es interesante arriesgar por esta innovadora metodología que permite al alumnado adquirir nuevas responsabilidades, practicar nuevos roles, desarrollar nuevas estructuras mentales… Mi propia experiencia personal me ha mostrado una interesante y positiva repercusión en el proceso de aprendizaje.
  • Introducción de la tecnología y la educación emocional en el aula, no como programas sino como actitudes por parte de todos los actores dentro de la escuela. Los motivos para ello no son pocos: en un post os expliqué sobre los estudios que avalan las diferencias neuronales en los nativos digitales, y más arriba ya hemos mencionado el propósito de una educación centrada en el bienestar de las personas.
  • Nuevas organizaciones dentro del aula basadas en la cooperación y en el trabajo por equipos.

Hecho este repaso, y volviendo al propósito de este post, son muchos los aspectos que definen ya la nueva escuela y que están explicados en el blog. Sin embargo, los intercambios de ideas en Twitter, foros y por e-mail con personas entendidas en la materia, me lleva a plantearme la necesidad de definir un poco más esta escuela.

Recientemente, cuestiono si realmente la escuela actual está muy distanciada de la escuela deseada. Si bien en un principio consideraba que sí, arrastrada en parte por la moda actual de revolucionar la escuela, me doy cuenta de que realmente son pocos los pasos que realmente son necesarios para crear una escuela nueva:

  • En primer lugar, un paso imprescindible es el de hacer de las escuelas verdaderas comunidades de aprendizaje. No es al azar el uso de la palabra comunidad, en el sentido de plena autonomía y desarrollo. Creo firmemente que la escuela debe ser un espacio no politizado y, por tanto, externo a las prácticas legal-políticas. Ningún gobierno debería tener autoridad sobre la escuela, y ésta siempre debe ser gestionada desde dentro, recuerdo, por sus tres actores principales: alumnado, profesionales y familia.
  • Cambio de actitud frente a la práctica educativa: como veíamos más arriba, se trata de introducir la educación tecnológica y emocional en la educación. En este sentido, son muchos los debates en los que he participado a propósito de qué asignaturas son o no son necesarias en las escuelas. Creo que este debate yerra en su objeto de análisis, pues a fin de cuentas las asignaturas son un pretexto para hacer viable la educación. Creo, en cambio, necesario profundizar en la enseñanza por competencias (que ya se está mal llevando a cabo); pero para ello hace falta cambiar el chip de cómo se dan las materias y trabajar una serie de competencias transversales entre todos: lectura y comprensión, técnicas de estudio, análisis crítico, libre-pensamiento, libertad responsable, ecología emocional y tecnológica, creatividad, colaboracionismo…
  • Interconexión entre las diferentes escuelas a través de la red de redes. Paso previo a la introducción tecnológica en las escuelas es la constitución de una red de conexión digna en este país. Sin embargo, ya es viable la posibilidad de crear un espacio no jerarquizado que viabilice la comunicación entre las diferentes escuelas, un espacio reconocido, neutro, libre y compartido.

Hasta aquí os enumero los pasos imprescindibles donde debería volcarse la revolución educativa. Creo que son pasos largos de darse efectivos pero viables a día de hoy. Como decimos en tierras catalanas: “De mica en mica s’omple la pica”. Poco a poco y buena letra.

About these ads

Acerca de JuditMF

Psicóloga educativa (col. núm. 19373). Educadora emocional. Psicóloga coach. Ver todas las entradas de JuditMF

Tu opinión es importante para nosotras

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 54 seguidores

%d personas les gusta esto: